Política Argentina

Sobre los despidos en el Estado y la caza de brujas

Una vez más en nuestra historia hemos vuelto a demonizar a los empleados públicos. Tras la apariencia de erradicar la vagancia y los nombramientos por afinidad política quienes controlan el poder intentan debilitar al Estado. Muchos recordamos que durante la dictadura cívico-militar se repetía que “achicar el Estado es agrandar la Nación”. En realidad es al revés, un Estado débil con empleados asustados permite una Nación que no puede defenderse de los interéses de las clases privilegiadas.

Hoy se ha informado que en la Cancillería se van a “revisar 700 contratos” y que “no habrá una caza de brujas”. Fui responsable de la Cancillería por más de 5 años y puedo asegurar que no hay forma que se necesite revisar 700 contratos sin que haya una caza de brujas.

Adjunto la información de cómo está integrada la Cancillería desde el año 2007 hasta noviembre de 2015. Saquen ustedes sus propias conclusiones. Y si hay alguna responsabilidad que asumir no duden que la asumiré. Pero sepan que lo que llaman “contratos” son personas, personas que tienen familia. No son un simple acuerdo comercial. Es ya una falta de moral deshumanizar a quienes han puesto en la larga lista de los futuros despedidos.

Personal de Cancillería

Anunciar despidos sin nombres es crear miedo, divisiones entre las posibles víctimas. Más aún cuando día a día se habla de la ideología como la razón de los despidos. ¿Acaso no lo dijo la Sra. Vicepresidenta que no van a pagar a militantes políticos cuando anució los despidos en el Senado? Actuar así es una caza de brujas, lo digan como lo digan, y entonces recordemos las palabras del fiscal en el famoso juicio de Salem en el año 1692 de donde proviene la famosa y triste expresión: “¡ahora, por la gracia de Dios, la buena gente y los endiablados estarán separados! Espero que usted encuentre un lugar junto a nosotros”. En esa frase está reseñado el espíritu de los despidos masivos en el Estado. Con nosotros o con el diablo. Una verdadera caza de brujas.

No apañemos esa conducta que tanto daño le ha hecho al Pueblo Argentino. No volvamos a permitir que persigan a otros mientras no nos persigan a nosotros. No veamos al “otro” como un mero contrato o como una temible amenaza.

Héctor Timerman

Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s