Economía

Si les das todo lo que piden es fácil llegar a un acuerdo. Se llama rendirse.

Por Axel Kicillof.


Lamento que el ministro y sus secretarios no hayan respondido ni una de las preguntas formuladas por los diferentes bloques. En lugar de explicarnos de qué se trata cada acuerdo los funcionarios intentaron -de nuevo- culpar al gobierno anterior.

Si el ministro quiere sesión especial para discutir otra vez el acuerdo con el Club de Paris estamos a disposición. Sus dichos son mentiras.

Fueron, por lo menos, 7 meses de negociación, entre noviembre de 2013 y mayo de 2014 para arreglar un conflicto que tenía más de 50 años.

Lo novedoso del acuerdo es que se logró pagar en cuotas con tasas razonables y sin que el FMI condicionara la política económica del país.

Algo inédito para el club de París. No es ideología, es soberanía.

Además el ministro debería saber que la comparación lo perjudica. Una cosa es entregarse a los buitres y otra bien distinta es cerrar una negociación beneficiosa con 19 ministros de economía del mundo.

Lo que resulta extraño es que nos pongan a discutir estos temas que no son trascendentales en este momento. Más cortinas de humo.

Para aprobar el proyecto necesitamos respuestas sobre los acuerdos. Conocer, por ejemplo, las comisiones a pagar por la emisión de deuda, por qué a Singer se le reconocen 235 millones por pago a sus abogados.

Cuando preguntamos por los riesgos legales que implica derogar la ley cerrojo, como hicieron todos los bloques, contestaron imprecisiones. Coincidimos en la necesidad de solucionar el tema, pero no creando nuevos problemas, no a cualquier costo.

Esto es pagar deuda con deuda. Por lo que vimos quieren aumentar la deuda externa con privados en un 50%. Y ni un dólar entraría al país.

Que el Secretario de Finanzas haya expresado que Griesa, Polack y Singer son ahora nuestros mejores aliados deja en claro el tono de la “negociación”.

Si les das todo lo que piden es fácil llegar a un acuerdo. Se llama rendirse.

Para nosotros hubiera sido cómodo, fácil y rapidito “arreglar” así en 2014.
Pero tuvimos tuvimos la responsabilidad de negociar sin poner en riesgo el futuro del país. Esto no es una negociación es una capitulación.

Arman una puesta en escena para extorsionan al Congreso diciendo que si no se aprueba ya, a libro cerrado, caemos en desgracia.

Lo mismo decían cuando promocionaban el megacanje y el blindaje.

Presentan al endeudamiento como la puerta al paraíso y la historia argentina nos enseñó que la deuda externa nunca benefició a las mayorias. 

Por el contrario: nos empujó al infierno de 2001.

Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s